viernes, 9 de julio de 2021

Las 10 mejores playas de Alemania ¿Qué playa de Alemania prefieres?

 Si te decimos “playas de arena blanca con cálidas aguas color turquesa”, seguro que Alemania no es el primer país que te viene a la mente. Digamos que el mar Báltico y el mar del Norte no suenan tan atractivos como el Mediterráneo o el Adriático. Sin embargo, los pocos kilómetros de costa de Alemania son igual de agradables que los de Italia, España y el sur de Francia.


Hay numerosos resorts de playa en Alemania en los que podrás disfrutar del sol, del mar y de la arena, practicar surf y muchas otras actividades, pero hemos elegido los mejores. Nos hemos centrado en ofrecer variedad, así que esperamos que encuentres tu playa ideal y todo lo que buscas en esta selección. Además, en casi ningún arenal faltan las Strandkörbe, las típicas sillas de playa alemanas con cortavientos integrado.


1 Playa de Binz, Rügen

La playa más soleada de Alemania... bueno, una de ellas


2 Playa de Langeoog

Un lugar ideal para una escapada tranquila



3 Playa de Lubmin, Griefswald

Una de las mejores playas nudistas de Alemania



4 Playa de Wannsee, Berlín

Una de las mejores playas lacustres



5 Playa de Timmendorfer Strand, Niendorf

La mejor playa para hacer deporte



6 Playa de Westerland, Sylt

El destino de playa más lujoso de Alemania



7 Playa de Südstrand, Fehmarn

Uno de los mejores sitios de Alemania para practicar deportes acuáticos



8 Playa de Ahlbeck, Usedom

La playa más cantarina de Alemania



9 Playa de Ording, Sankt Peter-Ording

Una de las mejores playas para la salud y el bienestar


10 Playa de Warnemünde, Rostock

Una de las mejores playas de Alemania para ir en familia

LAS MEJORES CIUDADES PARA VISITAR EN ALEMANIA CON NIÑOS

 Una breve escapada a una ciudad puede resultar tan revitalizante como unas vacaciones de una semana. Sólo hay que estar preparado y saber qué actividades para niños hay disponibles, pero dejando tiempo para pasear y descubrir joyas ocultas. Y, en nuestra opinión, Alemania ofrece algunas de las mejores escapadas urbanas para niños. 


¿Por qué nos gustan tanto las ciudades alemanas? Porque todas las ciudades que hemos visitado en Alemania con niños siempre me impresionan por lo bien que se atiende a las familias con actividades y lugares para visitar, el transporte es excelente (¡piensa en los vagones sólo para familias en los trenes!), a menudo se encuentra un excelente parque infantil y... schnitzel. Además, siempre es más interesante alejarse de las ciudades turísticas de la lista de deseos en Europa, como Barcelona y París, y explorar algún lugar un poco diferente. Bueno, ese es nuestro estilo de viaje 😉 .


Aunque hemos explorado un puñado de ciudades alemanas, no las hemos visitado todas... todavía. Así que me puse en contacto con otros escritores de viajes para que me dieran sus sugerencias sobre las mejores ciudades para visitar en Alemania con niños. Hay algunas obvias, como Berlín y Múnich, pero otras en las que ni siquiera había pensado y que sin duda han despertado mi interés.


1. Colonia

Colonia es mucho más que su magnífica catedral y sus bodegas de cerveza. Visitamos Colonia cuando nuestros hijos tenían 6 y 4 años y se lo pasaron en grande.


Es una ciudad muy fácil de recorrer a pie, con pequeñas áreas de juego a lo largo del camino y un paisaje diverso para engancharse. Empieza por la Catedral de Colonia. No pudimos evitar pensar que las agujas están un poco sucias y que no les vendría mal una limpieza. Pero la gran altura de las agujas que perforan el cielo es impresionante y las familias son más que bienvenidas a explorar el interior. A continuación, camine hacia el río, donde encontrará una pequeña zona de juegos junto al puente. No es inmediatamente obvio, ya que parece una escultura. Pero se trata de una instalación artística para jugar.


Caminando por el puente de Hohenzollern, que se extiende sobre el río Rin, no puedes evitar fijarte en los miles de candados de amor que lleva. Es fascinante leer los nombres y las fechas. Al otro lado se encuentra el Triángulo de Colonia, que ofrece unas vistas épicas de 360º sobre la ciudad en un día claro. A continuación, siga hacia la izquierda para ver el enorme parque infantil Rheinpark.


También hay muchos museos y atracciones familiares en Colonia. Nuestros favoritos son el Odysseum (Museo de la Ciencia totalmente orientado a los niños), el Museo del Chocolate y el enorme parque acuático cubierto de Aqualand.


Para más ideas sobre qué hacer en Colonia y sus alrededores, consulte nuestro post: Las mejores cosas que hacer en Colonia con niños.


Tuvimos una encantadora estancia en el Hostel Köln en una moderna habitación cuádruple con baño privado. Construido en un antiguo edificio de oficinas, las habitaciones son básicas, pero limpias, y la ubicación es buena. También disfrutamos de un fantástico desayuno buffet que estaba incluido cada mañana, e incluso hay una pequeña zona de juegos en el comedor. Consulta nuestra reseña completa aquí.


2. Nuremberg

Una ciudad que a menudo se asocia con su oscura historia y los juicios de guerra, Nuremberg es una ciudad llena de elegancia y encanto, con arquitectura medieval, numerosos museos y bodegas de cerveza con carácter. No parece un lugar obvio para visitar con niños. Por eso le sorprenderá saber que es una ciudad fantástica para explorar con niños. Nosotros la visitamos cuando nuestros hijos tenían 3 y 5 años.


3. Hamburgo

Bordeada de canales con un patrimonio y una arquitectura de primer orden, Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania y su mayor puerto, es una fascinante ciudad europea para explorar. Con ecos de su historia marítima por todas partes, puede pasar los días recorriendo el puerto y el distrito de Speicherstadt, y cenando en los restaurantes y bares de moda de los vibrantes barrios. Pero si busca cosas que hacer en Hamburgo con niños, lo más probable es que sea un museo del chocolate y el mayor ferrocarril en miniatura del mundo lo que despierte su interés.



De hecho, nuestras dos mejores cosas que hacer en Hamburgo con niños son Miniatur Wunderland y aprender sobre la elaboración del chocolate en Chocoversum (que también incluye una gran degustación).


A los niños les encantará subir a las escaleras mecánicas de la Elbphilharmonie. Diseñada en forma de arco, da la impresión de ser interminable, y es la escalera mecánica más larga de Europa. E incluso hay una playa para jugar junto al río en un cálido día de verano. Consulta este post para ver más ideas de cosas que hacer en Hamburgo con niños.



GUÍA DE VIAJE DE ALEMANIA

 Alemania El país es sinónimo de cerveza, salchichas, "seriedad", increíbles excursiones, majestuosos castillos y salvajes fiestas tecno.



Es enorme, diverso y sorprendente.


Hay una vibrante escena internacional, artística y musical en Berlín; hermosos bosques en el oeste; grandes catedrales; pintorescas ciudades de "Sonrisas y Lágrimas" en el sur; y ciudades históricas y playas olvidadas en el norte.


Tanto si es mochilero como si viaja con un presupuesto medio o tiene una cuenta de gastos ilimitada, viajar por Alemania será una experiencia de viaje maravillosa.


Cuanto más visito Alemania, más me enamoro de ella.


Es un país enorme, así que no tengas prisa. Tómese su tiempo.


Hay mucho que ver, y todo merece la pena.


Además, Alemania es un país económico, por lo que es un buen lugar para ahorrar algunos euros extra.


Esta guía de viaje a Alemania le ayudará a saber qué hacer, qué ver, cuánto cuesta todo, cómo ahorrar, cómo estar seguro y le mostrará todo lo que necesita para vivir la experiencia de su vida.


Otras cosas que ver y hacer en Alemania


1. Explorar el lago de Constanza


Situado a lo largo de la frontera suroeste del país con Suiza y Austria, el lago de Constanza es el mayor lago de agua dulce de Alemania y el tercero de Europa Central. La zona que rodea el lago y asciende por el valle del bajo Rin tiene un clima muy suave y agradable y terrenos fértiles, lo que la convierte en la zona más importante del país para la producción de vino y fruta.


2. Visitar Hannover


Hannover no es la típica ciudad europea. No espere ver hermosos edificios centenarios; esta ciudad fue una de las más afectadas durante la Segunda Guerra Mundial, lo que la dejó con sólo unos pocos monumentos históricos. Esta zona está rodeada de edificios grises de los años 50 que dan un ambiente algo pesado a las calles. Pero lo que me encantó de Hannover fueron las grandes zonas verdes, con bosques y grandes parques, el río Leine que atraviesa la ciudad y el Museo Sprengel. No mucha gente la visita, pero creo que es uno de los destinos más infravalorados de Alemania.


3. Caminar por el Parque Nacional de Berchtesgaden


Este parque nacional es un paraíso alpino de frondosos bosques, escarpadas paredes rocosas, lagos de aguas cristalinas, pueblos tranquilos y praderas onduladas. Sólo está usted, el gorjeo de los pájaros y las vacas haciendo sonar sus campanas de latón. Los senderos bien señalizados serpentean por el espectacular paisaje, que rebosa de oportunidades para el senderismo y el ciclismo.


4. Visite Tréveris


Es la ciudad más antigua del país. Con una historia de 2000 años, Tréveris fue el hogar de seis emperadores romanos y contiene una serie de impresionantes ruinas antiguas. El ejemplo más destacado es, con diferencia, la Puerta Negra, una estructura monumental que formaba parte de las murallas de la ciudad. Enclavada en el valle del río Mosela, la pintoresca Tréveris está coronada por innumerables viñedos y pueblos pastorales. Es un destino muy poco frecuentado.


5. Visitar Dresde


Explore los tesoros y los grandes edificios de esta belleza barroca, atravesada por el majestuoso río Elba. Esta ciudad fue completamente reconstruida después de la guerra y hoy es uno de los mayores lugares de ocio nocturno para los jóvenes.


6. Pasar un día en Colonia


Colonia, una ciudad histórica con una gran catedral, es un lugar ideal para hacer una parada en Alemania Occidental en su camino hacia o desde los Países Bajos. La catedral es el punto de referencia más popular de la ciudad (y uno de los más populares del país), hay una vibrante escena artística, increíbles restaurantes internacionales y muchos cafés y pubs a orillas del río.


7. Castillo de Neuschwanstein


Se trata de un palacio neorromántico del siglo XIX encaramado en una escarpada colina cerca de Füssen. El palacio fue encargado por el "loco" Luis II de Baviera como refugio y como homenaje a Richard Wagner. Es el modelo del castillo de Disney, y sin duda una visita obligada en cualquier lista de deseos de Alemania. La entrada cuesta 13 euros (15 dólares).


8. Ver Fráncfort


Otra de las grandes ciudades de Alemania, Fráncfort, alberga numerosos restaurantes, lugares de interés histórico y atracciones que estimulan la mente. Hay una gran sala de exposiciones -una de las más grandes del mundo- y varios museos de ciencias que se pueden visitar. Es menos caro en comparación con otras ciudades de Alemania, y un gran centro aeroportuario para volar dentro y fuera de.


9. Visitar el Parque Olympia


Situado en Múnich, este enorme complejo se construyó originalmente para los Juegos Olímpicos de 1972. Está coronado por el techo más grande del mundo, que abarca más de 700.000 pies. Hay un gran restaurante aquí y el recorrido es bastante impresionante. El Museo BMW también está cerca y merece una visita.


10. Ir a Schloss Colditz


Construido originalmente para ser un palacio renacentista, esta interesante estructura tiene una larga y extraña historia. En varios momentos de la historia, ha sido un pabellón de caza, un asilo de pobres e incluso un hospital psiquiátrico. Es más famoso por haber sido una prisión durante la Segunda Guerra Mundial. También hay un museo dentro del palacio, con entradas que cuestan 4 EUR (4,50 USD). Una visita guiada por el propio castillo sólo cuesta 9 EUR (10 USD).



11. Visitar Hamburgo


Situada en el norte de Alemania, Hamburgo es la segunda ciudad más grande del país. Esta ciudad portuaria, sede del segundo puerto más activo de Europa, es famosa por sus parques y canales. Cerca de su núcleo, el lago interior Alster está salpicado de barcos y rodeado de cafés. El bulevar central de la ciudad conecta la Neustadt (ciudad nueva) con la Altstadt (ciudad vieja) y alberga lugares emblemáticos como la iglesia de San Miguel, del siglo XVIII. Es una ciudad ecléctica.


12. Tierpark Hagenbeck


Situado en Hamburgo, este recinto abierto tiene más de 60 hectáreas y alberga más de 2.500 animales. Además de las atracciones clásicas, hay un zoo de mascotas, un ferrocarril en miniatura, paseos en poni, un gran parque infantil para los niños y un jardín japonés para los adultos. Las entradas combinadas para el zoo y el acuario cuestan 30 euros (34 dólares), con descuentos para familias y niños.


13. Descansar en Bremen


Situada en el norte (cerca de Hamburgo), Bremen es una ciudad más pequeña que merece la pena explorar. El encantador barrio de Schnoor es un buen lugar para pasear, y hay una hermosa catedral en la plaza del mercado. Si busca una ciudad menos visitada, Bremen lo es.



Gastos de viaje en Alemania


Alojamiento - El alojamiento en Alemania es bastante barato en comparación con otros países de la zona euro. Los albergues son abundantes y oscilan entre los 10-22 EUR ($11-25 USD) por noche para un dormitorio. Por una habitación privada, hay que pagar unos 40-50 EUR ($45-57 USD) por noche. El WiFi gratuito es habitual y muchos albergues incluyen también el desayuno gratuito. Los precios de los hoteles económicos comienzan en el mismo rango de precios, así que espera pagar entre 45-65 EUR ($51-71 USD) por una pequeña habitación doble con baño privado, armario y tal vez un escritorio. Airbnb es otra gran opción (que yo utilizo a menudo), con alojamientos compartidos que cuestan tan sólo 30 euros (34 dólares) por noche y un apartamento o una casa entera a partir de 50 euros (57 dólares). Aunque la acampada salvaje es ilegal, hay un montón de campings en todo el país. Hay que pagar entre 5 y 20 euros por noche por una parcela básica.


Comida - La comida en Alemania es muy barata (y abundante). Se puede comer en vendedores al aire libre por unos 2-4 EUR (2,50-5 USD), con excelentes salchichas y bratwurst. Las comidas en muchas cervecerías del país cuestan sólo 9-15 EUR (10-17 USD). Los sándwiches precocinados cuestan unos 5 EUR (6 USD). La comida rápida (piense en McDonald's) cuesta unos 7 EUR (8 USD). La cerveza suele costar 4-5 EUR (4,50-5,70 USD) por una buena pinta. Si se come en las cervecerías, una comida tradicional alemana más una cerveza costará unos 14-18 EUR (16-20 USD). La comida turca, de oriente medio y asiática puede encontrarse por tan sólo 5 euros, mientras que una comida más agradable en un restaurante cuesta algo más de 20 euros. Si se piensa en cocinar, los alimentos para una semana cuestan entre 35 y 65 euros (40-74 dólares).


Transporte - Los trenes de alta velocidad, muy populares en Alemania, son muy caros: ¡el viaje de Berlín a Múnich puede costar más de 180 EUR (205 USD)! La mayoría de los otros trenes interurbanos (más lentos) cuestan entre 40-70 EUR ($46-80 USD) por un billete de segunda clase. Es más barato tomar un tren regional lento o un autobús nocturno. La mayoría de los billetes de autobús interurbano cuestan entre 15 y 30 EUR (17-34 USD). En Alemania, cuanto antes se reserven los billetes, más baratos serán, así que si tiene fechas fijas, no espere. En cuanto al transporte público, los sistemas de transporte de la ciudad son fiables y cuestan entre 1 y 3 euros por billete sencillo, aunque normalmente se pueden encontrar abonos de un día con los que se obtiene una mejor tarifa. Si se quiere explorar en bicicleta, la mayoría de las ciudades ofrecen alquileres diarios por unos 18 EUR (21 USD).


Actividades - Los museos cuestan entre 1 y 15 EUR (1,15-17 USD). Las excursiones en bicicleta y los cruceros fluviales pueden costar entre 24 y 40 EUR (27-46 USD). La mayoría de las visitas a la ciudad cuestan entre 12-25 EUR (14-29 USD). Alquilar una bicicleta cuesta unos 18 EUR (21 USD) al día, aunque los precios varían en cada ciudad.


Presupuestos sugeridos para mochileros en Alemania


Si vas a viajar a Alemania como mochilero, mi presupuesto sugerido es de 40-60 EUR ($46-68 USD) por día. Este es un presupuesto sugerido asumiendo que te alojas en un albergue, cocinas todas tus comidas pero ocasionalmente disfrutas de alguna comida callejera alemana (como la salchicha), y utilizas el transporte local pero principalmente caminas a todas partes. También puedes visitar algunos museos o disfrutar de una excursión a pie de vez en cuando.


Con un presupuesto medio de 115 EUR (132 USD) al día, puedes alojarte en una habitación de un albergue privado o en un hotel económico, disfrutar de comida rápida o de una comida ocasional con una jarra de cerveza en una cervecería, tomar el autobús entre ciudades y hacer más excursiones a pie.


Con un presupuesto de lujo de más de 285 (325+ USD) al día podrás permitirte un buen hotel de 4 estrellas, viajar entre ciudades en tren, comer en restaurantes para todas las comidas (incluyendo una cerveza con la cena), y podrás disfrutar de más atracciones como excursiones de un día y cruceros fluviales.


Puede utilizar el siguiente cuadro para hacerse una idea de cuánto necesita presupuestar diariamente, en función de su estilo de viaje (los precios están en USD).


Dónde alojarse en Alemania


Estos son algunos de mis lugares favoritos para alojarse en Alemania:


St. Christopher's (Berlín)

Circus Hostel (Berlín)

Wombats (Múnich)

Jaeger's Hostel (Múnich)

Five Elements Hostel (Frankfurt)

Frankfurt Hostel (Frankfurt)

Meininger (Hamburgo)

Generator Hostel (Hamburgo)

Station Hostel for Backpackers (Colonia)

Black Sheep Hostel (Colonia)

Lollis Homestay (Dresde)

Hostel Mondpalast (Dresde)

A&o Nürnberg Hauptbahnhof (Nuremberg)

Five Reasons Hostel (Nuremberg)

 

10 platos que no puedes dejar de comer en Alemania

 Continuando con nuestra serie de platos imperdibles en destinos populares, nuestro experto en Alemania nos revela sus favoritos.  


1. Spätzle


Por qué es tan bueno


El Spätzle, una especie de pasta, es una simple combinación de huevos, harina, sal y, a menudo, un chorrito de agua con gas para esponjar la masa, pero en las manos adecuadas el resultado es maravilloso. Tradicionalmente se sirve como guarnición de platos de carne, y a veces se echa en sopas, pero puede transformarse en un sencillo pero delicioso plato principal añadiendo emmental u otro queso suizo para hacer lo que a menudo se conoce como macarrones con queso alemanes.


Dónde probarlo


El Spätzle es originario de Baden-Württemberg. Hoy en día se pueden encontrar por toda Alemania, pero para ser auténticos, pruébelos en un restaurante suabo. El Weinstube Fröhlich de Stuttgart, por ejemplo, sirve deliciosas variaciones en un encantador patio, junto con una excelente selección de vinos regionales.


2. Schnitzel


Lo que lo hace grande


Sé lo que está pensando: El Schnitzel es austriaco, no alemán. De hecho, es de origen italiano, pero eso no ha impedido que se asocie sobre todo con Austria -especialmente el Schnitzel vienés, que por ley debe hacerse con carne de ternera- y con Alemania, donde suele hacerse con carne de cerdo ablandada y es un producto básico en la mayoría de los restaurantes tradicionales.


Dónde probarlo


Las variedades alemanas suelen servirse con salsas: El Jägerschnitzel viene con salsa de setas, el Zigeunerschnitzel con salsa de pimientos, el Rahmschnitzel con una salsa cremosa. En Kanonesteppel, en Fráncfort, se puede degustar uno especialmente enorme acompañado de un vino de manzana local (Ebbelwoi). Para una versión austriaca clásica, pruebe el Felix Austria de Berlín, cuyos Wiener Schnitzels son tan grandes que se sirven en dos trozos.


3. Maultaschen


Lo que lo hace grande


Otro plato originario de Suabia, los Maultaschen suelen denominarse raviolis suabos por su forma cuadrada o rectangular. Se sirven como aperitivo o como plato principal, y son lo suficientemente versátiles como para freírlos o hervirlos. Su envoltura exterior de masa de pasta puede rellenarse con cualquier cosa, desde carne picada hasta chucrut y espinacas, normalmente aromatizados con pimienta, perejil, nuez moscada y otras hierbas y especias. El cielo en un plato, esencialmente.


Dónde probarlas


Las Maultaschen se pueden encontrar en toda Alemania, pero son más frecuentes en el sur. El restaurante Zum Hasenwirt, en Stuttgart, es famoso por sus deliciosas y variadas selecciones recién hechas, y su interior rústico es también muy atractivo.


4. Fischbrötchen


Lo que lo hace grande


¿Qué puede tener de atractivo un bocadillo de pescado? En el norte de Alemania se ha convertido en una tradición culinaria por varias razones: en parte, por la frescura del pescado -a menudo arenque de Bismarck, pero también brathering, rollmops o salmón- procedente de los mares del Norte y del Báltico, pero también por la adición de complementos tan elevados como cebollas, pepinillos, remoulade y/o salsa de rábano picante.


Dónde probarlo


Cualquier lugar de la costa alemana es una apuesta segura. Si se encuentra en Hamburgo, visite el pequeño pero excelente Bruecke 10, cerca del Landungsbrücken, donde también podrá comer un crujiente rollo relleno de deliciosas gambas. En mayo se celebra incluso el Día Mundial de la Fishbrötchen ("Weltfischbrötchentag"), en el que los puestos se vuelven creativos con ingredientes como la anguila y las huevas de pescado.


5. Schweinsbraten


Por qué es tan bueno


Este plato de cerdo asado, que también se encuentra en Austria y la República Checa, está muy asociado a los bávaros amantes de la carne. Su sabor salado y en escabeche proviene de la forma en que se conservaba antes de que se inventaran los frigoríficos, con la adición de deliciosas hierbas y guarniciones como el "Stöcklkraut" (repollo asado) y el "Knödel" (albóndigas) añadidos un poco más tarde.


Dónde probarlo


El Wirtshaus In der Au de Múnich, que se remonta a 1901, es famoso por su cocina tradicional bávara. Además de servir las albóndigas más grandes de Múnich, prepara un buen Schweinsbraten, imparte clases de cocina y tiene un precioso y frondoso jardín de cerveza.


6. Flammkuchen


Por qué es tan bueno


Este plato similar a la pizza es originario de la región de Alsacia y, posteriormente, es reclamado por Francia (donde se conoce como Tarte Flambée), así como por Alemania, donde se llama Flammkuchen. Se trata de una masa de pan de forma rectangular, enrollada finamente, que tradicionalmente se cubre con queso blanco o crema fresca, cebollas cortadas en rodajas finas y manteca de cerdo, y que se cuece en un horno de leña.



Dónde probarlo


En Gasthaus Blume, en Friburgo, se pueden degustar varios Flammkuchen, incluyendo opciones de setas o verduras a la parrilla para los vegetarianos. Todos se elaboran con harina de espelta de un molino cercano y también se pueden pedir en tamaños más pequeños.


7. Rouladen


Lo que lo hace grande


El Rouladen es una mezcla de panceta, cebolla, mostaza y pepinillos que envuelve a la carne de vacuno cortada en finas lonchas y que se cocina al mismo tiempo. Ahora también hay opciones vegetarianas y de otras carnes, pero lo mejor son los Rinderrouladen (Rouladen de ternera).


Dónde probarlo


El rústico restaurante Gasthaus Zum Weißen Schwan, famoso por sus asociaciones con Goethe y por recibir a personalidades más recientes como Willy Brandt o Michael Gorbachev, sirve platos tradicionales entre los que se encuentra un Rouladen especialmente bueno. Si está en Berlín, pásese por Zur Letzten Instanz, el restaurante más antiguo de la ciudad, donde se dice que cenó Napoleón.


8. Königsberger Klopse


Lo que lo hace grande


Inventado hace un par de cientos de años en la ciudad prusiana de Königsberg (actual Kaliningrado), este plato consiste en albóndigas de ternera en una salsa cremosa, tradicionalmente servidas con patatas hervidas. Parece sencillo, pero con la cebolla, los huevos, la pimienta y otras especias amasadas en las albóndigas y las alcaparras y el zumo de limón fundidos en la salsa, puede alcanzar cotas memorables.


Dónde probarlo


Es posible encontrar las Königsberger Klopse en todo Brandenburgo, pero uno de los lugares más agradables para degustarlas es el Marjellchen de Berlín, que las sirve junto a otras especialidades de Prusia Oriental y Berlín. No sólo el interior es maravillosamente anticuado, sino que el servicio es famoso por su amabilidad y calidez.


9. Currywurst


Lo que lo hace grande


La invención de la currywurst se atribuye comúnmente a Herta Heuwer, una residente de Berlín que, en 1949, consiguió ketchup y curry en polvo de los soldados británicos, los mezcló y sirvió la salsa resultante sobre salchichas de cerdo a la parrilla. Hoy en día es uno de los aperitivos callejeros a base de salchichas más famosos de Alemania -incluso tiene su propio museo- y se consumen unos 800 millones al año, sobre todo en ciudades como Berlín y Hamburgo, donde suele servirse con patatas fritas o un panecillo.


Dónde probarlo  


Los dos sitios más famosos de Berlín para probar la currywurst son el Imbiss de Konnopke, bajo las vías del U-Bahn en Prenzlauer Berg, y el Curry 36 de Kreuzberg. En ambos hay largas colas a la hora de comer.


10. Rote grütze


Lo que lo hace grande


Este pudin de frutos rojos procede de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania. Suele hacerse con grosellas negras y rojas, frambuesas y, a veces, fresas o cerezas, que se cuecen en su jugo, se espesan con maicena o harina de maíz y se sirven con nata, salsa de vainilla o helado.


Dónde probarlo


El restaurante Piet Henningsen de Flensburg lleva sirviendo platos locales desde 1886. El interior marítimo es encantador y la comida de alta calidad. Igualmente náutico e incluso más antiguo (siglo XVI), el Schiffergesellschaft de Lübeck también hace un rote grütze que muchos lugareños dicen que está de muerte.


Los 10 mejores lugares para visitar en Alemania

 Desde ciudades cosmopolitas hasta pueblos de cuento de hadas, pasando por valles ondulados y pintorescos complejos lacustres, he aquí algunos de los mejores lugares para visitar en Alemania.


Con una gama tan variada de lugares que visitar en Alemania, elegir dónde pasar sus próximas vacaciones no es tarea fácil. El país tiene de todo, desde castillos de cuento de hadas y bosques encantadores hasta ciudades bulliciosas y numerosos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Así que, para ayudarle a reducir sus opciones, aquí tiene algunos de los mejores lugares que visitar en Alemania.


1. Berlín, la capital del cool


Emocionante y vibrante, la capital de Alemania es el centro de todo lo que está de moda en el mundo del arte, la moda, la música y el diseño. La ciudad está repleta de una arquitectura increíble y hay muchas cosas divertidas que hacer en Berlín. Tanto si le apetece una dosis de cultura en los numerosos museos y galerías de arte, como si regatea en los diversos mercadillos o se adentra en la escena de restaurantes y bares de moda de la ciudad, no le faltarán opciones. Por supuesto, Berlín también alberga importantes lugares históricos y monumentos. Entre ellos, el Muro de Berlín, la Puerta de Brandemburgo, el Checkpoint Charlie y el Museo Judío.


Otros lugares de visita obligada son la Isla de los Museos, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, que alberga cinco de los museos más importantes de Berlín. Con tantas cosas que ver y hacer, es posible que quiera aprovechar un fin de semana. Por suerte, hay muchos hoteles y B&B para elegir en los vibrantes barrios de Berlín. Para encontrar más inspiración, lea nuestra guía de las mejores cosas que hacer en Berlín.


2. La Selva Negra, que inspiró mil cuentos de hadas


Es muy probable que de pequeño haya escuchado algún cuento de los hermanos Grimm. Pues bien, ¿por qué no visitar la tierra mágica que supuestamente inspiró historias como Hansel y Gretel, Rapunzel y la Bella Durmiente? Limitando con Francia en el suroeste de Alemania, la Selva Negra abarca 11.100 kilómetros cuadrados de un paisaje natural impresionante. Conocida por sus densos bosques de hoja perenne y sus hermosos lagos y cascadas, es el lugar ideal para volver a la naturaleza, ya sea a pie, en bicicleta o a caballo.


La región también alberga varios pueblos pintorescos. Entre ellos, la mundialmente famosa ciudad termal de Baden-Baden, que se remonta a más de 2.000 años. Por aquel entonces, los romanos venían a bañarse en las aguas termales curativas. Más tarde, a finales del siglo XIX, se convirtió en la capital europea del verano para los ricos. Las aguas enriquecidas con minerales siguen brotando de 12 manantiales termales para los visitantes de hoy en día. Y puede que también necesite descansar sus huesos cansados si decide subir al Feldberg, la montaña más alta de Alemania (fuera de los Alpes), con 1.493 metros.


3. Schloss Neuschwanstein, el auténtico castillo de la Bella Durmiente


Hablando de la Bella Durmiente, en Alemania también se encuentra el impresionante castillo que inspiró la versión de Walt Disney del palacio en Disneylandia. Enclavado en las montañas de los Alpes bávaros, Schloss Neuschwanstein es la joya de la corona de los castillos de cuento de hadas de Europa y uno de los lugares más populares para visitar en Alemania. El impresionante palacio, que fue encargado enteramente por placer por Luis II de Baviera en 1869, es famoso por sus elegantes agujas que sobresalen de las copas de los árboles.


Por muy mayor que seas, es probable que tu imaginación se dispare al explorar el exquisito castillo; especialmente cuando descubras una gruta mágica y una sala del trono con una gigantesca araña en forma de corona. Y la buena noticia es que si no te apetece subir 30 minutos para llegar, siempre puedes subirte a un encantador carruaje tirado por caballos y subir a la cima. ¡Qué tal el trato de la realeza! Otros castillos bávaros del rey Luis son el grandioso Schloss Hohenschwangau, el Neues Schloss Herrenchiemsee y el Schloss Linderhof; todos ellos se pueden visitar.


4. Colonia, cuna del chocolate, la cerveza y una famosa catedral


La famosa catedral de Colonia, epítome de la arquitectura gótica, domina el horizonte de la ciudad. Esta imponente catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga también la Cruz de Gero otomana, la escultura de Cristo crucificado más antigua del norte de los Alpes. Pero más allá de este monumento épico, la ciudad está llena de grandes museos, restaurantes, bares y, sobre todo, de chocolate. Si es un gran goloso, sin duda le encantará visitar el Museo del Chocolate de Colonia. Este país de las maravillas del chocolate, de 4.000 metros cuadrados, cuenta con nueve áreas de exposición que le enseñarán todo sobre la cultura y la historia del chocolate, que se remonta a 3.000 años atrás, hasta los mayas y los aztecas.



Con 2.000 objetos expuestos, entre ellos una fuente de chocolate de 3 metros de altura en la que se puede mojar un gofre, hay muchas cosas que le harán babear. El café del museo también ofrece una magnífica vista del Rin desde la ventana panorámica de 30 metros de largo. Pero si es usted más bien un amante de la cerveza alemana, puede asistir a varias visitas y degustaciones en cervecerías. Aquí podrá saborear la joya cervecera local: la Kölsch. Asegúrese también de visitar las tabernas cerveceras del casco antiguo, donde los camareros le rellenan el vaso hasta que ponga un posavasos para decir "no más". Y si visita Colonia durante las celebraciones del Carnaval alemán, debe saber que esta fiesta no se llama los "días locos" por nada.


5. Bayreuth, famosa por su ópera y su museo de la cerveza que bate récords


Cada año, la ciudad de Bayreuth, en el norte de Baviera, acoge el mundialmente famoso Festival Richard Wagner. Este popular acontecimiento, que rinde homenaje al compositor de origen alemán, convierte a la ciudad en un punto de encuentro para los aficionados a la ópera. Pero incluso si no es un fanático de la ópera, no dejará de sorprenderse por el extravagante interior de la Ópera Margravial, del siglo XVIII. Este edificio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una obra maestra de la arquitectura teatral barroca. Tiene capacidad para 500 espectadores que suelen acudir a vivir la auténtica ópera de la corte barroca. Además de este impresionante monumento, Bayreuth cuenta con una rica cultura y patrimonio. Esto puede verse en su variada colección de atracciones culturales. Entre ellos se encuentran más de dos docenas de museos e instituciones, así como varios lugares de grandes estructuras históricas y castillos asociados a los margraves de Bayreuth.


La ciudad es también uno de los mejores lugares para visitar en Alemania si le gusta la cerveza. Hay varias cervecerías y museos donde se puede saborear una amplia variedad de cervezas. Entre ellos se encuentran las Catacumbas de Bayreuth, que se encuentran bajo la fábrica de cerveza de Bayreuth. Aquí podrá recorrer el misterioso laberinto de la bodega de cerveza y conocer su historia antes de disfrutar de una cerveza de bodega Aktien Zwick'l en la acogedora Bräustüberl (taberna). Por su parte, el Maisel's World of Beer Experiences ostenta el premio del Libro Guinness de los Récords por ser el museo de la cerveza más completo del mundo. En el recinto se pueden realizar visitas a la cervecería, catas de cerveza e incluso seminarios. Pero si prefiere relajarse con una pinta, siempre puede relajarse en la mayor cervecería de Bayreuth, la Herzogkeller. Es el lugar perfecto para disfrutar de una cerveza local y de la cocina tradicional de la cervecería.



6. El valle del Alto Rin Medio, un paraíso para los amantes del vino


El Valle del Alto Rin, que se extiende por Francia, Alemania y Suiza, muestra lo mejor de estos tres países. Salpicado de impresionantes castillos en lo alto de las colinas, pintorescas ciudades históricas y pintorescos viñedos en terrazas, no es de extrañar que parte de la región fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002. Los paisajes naturales a lo largo del río Rin han inspirado a muchos poetas, pintores y compositores en los últimos dos siglos, y no es difícil ver por qué.


El viaje por el río pasa por las pintorescas ciudades de Bingen y Rudesheim. También atraviesa un valle de impresionante belleza desde la ciudad romana de Coblenza, pasando por la famosa roca de Loreley, un acantilado de pizarra que domina el punto más estrecho del río. Cuenta la leyenda que una hermosa sirena llamada Loreley cantaba y atraía a los marineros a la muerte en las rocas. Aparte del folclore, el valle del Alto Rin Medio también alberga 500 hectáreas de empinadas laderas de viñedos que empeñan algunos de los mejores Rieslings de Alemania. Los amantes del vino estarán sin duda en el paraíso cuando disfruten de las impresionantes vistas con una copa de Weisswein en la mano. Hay varias visitas a bodegas y experiencias de cata para elegir en toda la región, así como numerosos hoteles para satisfacer todos los presupuestos.


7. Múnich, sede de la mayor fiesta de la cerveza del mundo, la Oktoberfest


Una de las ciudades alemanas más cosmopolitas para visitar es sin duda Múnich, la capital de Baviera. Múnich está llena de bares, numerosos museos, restaurantes, iglesias y, por supuesto, cervecerías. Pero lo que realmente sitúa a la ciudad en el mapa es la mayor fiesta de la cerveza del mundo, la Oktoberfest, que se celebra allí cada otoño. Este espectáculo de 16 a 18 días de duración atrae a más de seis millones de personas de todo el mundo y ofrece un programa repleto de música en directo, atracciones, juegos y, por supuesto, pantalones de cuero. Sin embargo, dada la inmensa popularidad del festival, es esencial reservar con antelación, ya que Múnich se convierte en uno de los lugares más populares para visitar en Alemania durante esta época.


Sin embargo, si no le apetece mezclarse con las masas, Múnich es una ciudad fantástica para disfrutar todo el año. Entre sus atracciones más populares se encuentra la plaza central Marienplatz, donde se encuentran el Neues Rathaus (Nuevo Ayuntamiento), el Altes Rathaus (Antiguo Ayuntamiento) y la Mariensäule (Columna de Santa María). Desde hace más de cien años, el Glockenspiel, situado en el balcón de la torre del Neues Rathaus, entretiene a los visitantes con figuras giratorias que representan historias de Múnich. El espectáculo, de 10 minutos de duración, tiene lugar todos los días a las 11.00, 12.00 y, en los meses de verano, a las 17.00 horas. En lo alto de la torre de 85 metros de altura, una plataforma de observación ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad. Mientras tanto, en la bóveda del sótano del Neues Rathaus, el restaurante Ratskeller, de 150 años de antigüedad, sirve deliciosa comida tradicional alemana.


8. El lago de Constanza, puerta de entrada a los Alpes


Limitando con Alemania, Austria y Suiza, el lago de Constanza sigue siendo uno de los destinos vacacionales más populares de Alemania, y con razón. Su especial atractivo reside en su versatilidad, que ofrece algo para todos los gustos. Los amantes de la naturaleza encontrarán una gran diversidad en las islas y en las reservas naturales. Los interesados en la cultura, por su parte, descubrirán numerosos lugares para explorar en las ciudades del lago, Constanza, Lindau, Überlingen y Friedrichshafen.


Los amantes del deporte pueden aprovechar la amplia oferta de actividades acuáticas y terrestres; ya sea navegar, practicar windsurf, piragüismo o nadar en una de las muchas playas de arena y guijarros. También puede subirse a un barco y aventurarse a una de las pintorescas islas del lago. También hay mucho que explorar en los alrededores, como castillos e iglesias barrocas, monasterios y sorprendentes viviendas reconstruidas de la Edad de Piedra y Bronce en Pfahlbauten. Pero si eso no es suficiente, la vista de los Alpes desde la orilla del lago de Constanza es por sí sola razón suficiente para ir allí.


9. Rothenburg ob der Tauber, la ciudad de ensueño de Alemania


Cuando visite Rothenburg ob der Tauber, la ciudad alemana de ensueño, se sentirá como si hubiera entrado en las páginas de su cuento favorito de la infancia. Situada en la región bávara de Franconia, en la popular "Ruta Romántica", la ciudad es famosa por su impresionante arquitectura medieval. Las casas con entramado de madera se alinean en las calles empedradas del casco antiguo, que domina el río Tauber. Mientras pasea por este encantador entorno y a lo largo de las murallas de la ciudad, descubrirá varias casas y torres conservadas, antiguos museos medievales e iglesias.


Entre ellas se encuentra la Kirchengemeinde St. Jakob (Iglesia de San Jacobo), situada en la Marktplatz y considerada una de las mejores iglesias de este tipo en Alemania. Construida en el siglo XIII, la iglesia alberga el famoso Altar de la Santa Sangre, obra de Tilman Riemenschneider, y vidrieras que datan de hace más de 700 años. Por su parte, el cercano Rathaus (Ayuntamiento) cuenta con una torre de 50 metros de altura que ofrece unas fantásticas vistas panorámicas de la ciudad. Muy cerca, la Ratsherrntrinkstube (Taberna del Concejal), del siglo XIV, cuenta con un antiguo reloj y figuras mecánicas. Éstas cobran vida cada hora para recrear la legendaria historia del valiente alcalde que se bebió casi un galón de vino para salvar su ciudad. En diciembre, Rothenburg ob der Tauber acoge un mercado navideño de fama mundial. No es de extrañar que esto contribuya a convertirla en una de las ciudades más visitadas de Europa, especialmente durante la época festiva.


10. El Zugspitze, la montaña más alta de Alemania 


Si quiere saber lo que se siente al estar en la cima del mundo -o al menos de Alemania-, un viaje a la majestuosa cima del Zugspitze seguramente lo hará. Situada en la frontera entre Alemania y Austria, es la montaña más alta de Alemania, con una cima de 2.962 metros. Rodeada de valles escarpados, la vista desde la cima abarca más de 400 montañas repartidas por los países. Ni que decir tiene que aventurarse a subir a la montaña merece la pena y, afortunadamente, hay dos formas de hacerlo.


Puede subirse a uno de los tres teleféricos o tomar el ferrocarril de montaña Bayerische Zugspitzbahn. Este último comienza su recorrido en la estación de Garmisch Zugspitzbahnhof y termina en la estación del glaciar Zugspitzplatt, con paradas intermedias en el camino. Mientras tanto, el teleférico, que ha batido el récord mundial, lleva a los visitantes a la cima en sólo 10 minutos. Una vez en la cima, se puede disfrutar de unas asombrosas vistas de 360 grados y cenar en uno de los tres restaurantes situados en diferentes paradas. Con una gran cantidad de estaciones de esquí situadas en las cercanías, Zugspitze es también una gran opción si le apetecen unas vacaciones de invierno y algo de acción en las pistas.




Turismo en Alemania El turismo en cifras - Europa

 Europa es la región turística más importante del mundo. Según la OMT, en 2006 casi el 55% de todas las llegadas de turistas internacionales (461 millones) se produjeron en el "viejo continente".El sur de Europa y la región mediterránea son los destinos vacacionales favoritos en Europa. Según la OMT, en 2006 unos 165 millones de turistas visitaron estas regiones.

En la actualidad, los flujos turísticos de verano predominantes en Europa son de norte a sur, hacia la zona costera. Sin embargo, el turismo costero y de montaña son los segmentos más vulnerables al cambio climático, y la región mediterránea es la región vacacional más popular del mundo: atrae cada año a unos 120 millones de visitantes del norte de Europa, el mayor flujo internacional de turistas del planeta, y su gasto supera los 100.000 millones de euros 


El turismo en cifras - Alemania


El turismo aporta aproximadamente el 8% del producto nacional bruto alemán (4), y es uno de los sectores económicos más importantes. ... El 72% de todos los viajes y cerca del 60% de los viajes de vacaciones de los alemanes van a destinos dentro de Alemania. A pesar de esta elevada proporción de turismo dentro de Alemania, este país también es el que más gasta en viajes de vacaciones al extranjero, concretamente 60 millones de dólares.


Vulnerabilidades - En general

Existen cuatro grandes categorías de impactos del cambio climático que afectarán a los destinos turísticos, a su competitividad y a su sostenibilidad:


Impactos climáticos directos


Impactos ambientales indirectos del cambio. Los cambios en la disponibilidad de agua, la pérdida de biodiversidad, la reducción de la estética del paisaje, la alteración de la producción agrícola (por ejemplo, el turismo del vino), el aumento de los riesgos naturales, la erosión costera y las inundaciones, los daños a las infraestructuras y la creciente incidencia de las enfermedades transmitidas por vectores afectarán al turismo en diversos grados.

Impactos de las políticas de mitigación en la movilidad de los turistas. Las políticas que pretenden reducir las emisiones de GEI provocarán un aumento de los costes de transporte y pueden fomentar actitudes medioambientales que lleven a los turistas a cambiar sus pautas de viaje.

Impactos indirectos del cambio social. Se cree que el cambio climático supone un riesgo para el crecimiento económico futuro y para la estabilidad política de algunas naciones. El cambio climático se considera un riesgo para la seguridad nacional e internacional que se intensificará constantemente, sobre todo en escenarios de mayor calentamiento. Los turistas, sobre todo los internacionales, son reacios a la inestabilidad política y a los disturbios sociales.


Vulnerabilidades - Proyecciones futuras para los deportes de invierno en Alemania

Una reciente evaluación a nivel europeo ha identificado las crecientes pérdidas en el turismo de invierno debido a la reducción de la capa de nieve y a la mayor exposición de los asentamientos y las infraestructuras a los peligros naturales como las principales vulnerabilidades al cambio climático en los Alpes


La sensibilidad al cambio climático varía notablemente entre los países alpinos. Alemania es el más sensible, ya que sólo un calentamiento de 1°C provocaría una disminución del 60% (con respecto a la situación actual) en el número de zonas de esquí con nieve natural. Prácticamente ninguna de las zonas de esquí de Alemania seguirá siendo naturalmente nevable con un calentamiento de 4 °C. 


Vulnerabilidades - Proyecciones futuras para el turismo de verano en Alemania

Las formas típicas de turismo de verano, especialmente las vacaciones en la playa, también se ven afectadas por el cambio climático. Aquí se espera una evolución bastante positiva en Alemania. El aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones en verano aumentan el atractivo de los destinos de playa y de baño alemanes y pueden alargar considerablemente la temporada de baño. En cuanto a los destinos clásicos como el Mediterráneo, que pierden atractivo debido a las temperaturas estivales que superan en parte los 40ºC, el turismo de verano podría desplazarse de las regiones del sur a Alemania.


Se espera que Alemania se convierta en un destino turístico más popular. Según las estimaciones, el número de turistas que visitan Alemania podría aumentar entre un 25% y un 30%. Por ejemplo, los resultados de un estudio para Baden-Württemberg muestran un marcado alargamiento de la temporada de baño en 17 días en primavera y en 39 días en otoño para 2050. Como consecuencia de estas condiciones climáticas "favorables", el turismo de verano podría desplazarse hacia el interior, o hacia el norte y el este de Europa, junto con un mayor atractivo de los destinos alemanes también para los huéspedes extranjeros


BENEFICIOS ALEMANIA 

El cambio climático puede tener un efecto positivo neto en el potencial turístico europeo global: hasta 59 millones de pernoctaciones más, es decir, un 8% del total de 777 millones de pernoctaciones registradas en 2005 en un estudio sobre 29 países (15). Los ingresos potenciales adicionales podrían ser del orden de 4 a 18 mil millones de euros.


Sin embargo, es probable que los cambios se repartan de forma desigual por toda Europa. El potencial turístico durante todo el año aumenta sobre todo en las zonas del norte de Europa, incluidos el Reino Unido, Alemania, los Países Bajos y Escandinavia, y en Austria. En los países del sur se observa una pérdida neta de potencial, aunque es probable que las mejoras en las temporadas de primavera y otoño compensen una parte importante del deterioro en verano. En particular, Austria y el Reino Unido disfrutan de ganancias significativas en términos relativos, mientras que Italia y España se enfrentan a las mayores pérdidas


Estrategias de adaptación - En general


El cambio climático está entrando lentamente en la toma de decisiones de una serie de agentes turísticos (por ejemplo, inversores, compañías de seguros, empresas turísticas, gobiernos y turistas); los estudios que han examinado la valoración del riesgo del cambio climático por parte de los funcionarios y operadores turísticos locales han encontrado sistemáticamente niveles relativamente bajos de preocupación y pocas pruebas de planificación estratégica a largo plazo en previsión de futuros cambios en el clima.


Estrategias de adaptación en Alemania - Generalidades


En general, se cree que la oferta de nuevas actividades desempeña un papel importante. Hasta ahora, el sector turístico no se ha adaptado al cambio climático, lo que se traduce en una vulnerabilidad "alta" del turismo de invierno, y en una vulnerabilidad "moderada" a los impactos del cambio climático para el resto del sector turístico en Alemania sin una mayor adaptación. Sin embargo, el sector turístico debería ser capaz de adaptarse en el futuro. Las pérdidas en el turismo de invierno podrían compensarse con ganancias en el de verano. Existe una serie de opciones de adaptación eficaces, algunas de las cuales ya se están aplicando por motivos distintos al cambio climático. Si se aprovecha esta capacidad de adaptación, se espera una reducción a una vulnerabilidad "baja" del sector turístico al cambio climático


Estrategias de adaptación en Alemania - Deportes de invierno


La nieve artificial para aumentar la seguridad de la nieve y alargar la temporada sólo será una medida de adaptación adecuada a corto y medio plazo, ya que el aumento de las temperaturas hará imposible la fabricación de nieve artificial en altitudes más bajas. Debido a esta tendencia, se prevé una concentración del turismo de esquí en las mayores altitudes de los Alpes Centrales. Por lo tanto, el turismo invernal alemán se basará en gran medida en actividades alternativas (senderismo, viajes culturales, bienestar)


Estrategias de adaptación en Alemania - Turismo de verano


Incluso para el turismo de verano son necesarias medidas de adaptación, para aumentar el número de atracciones independientes del clima en los destinos potenciales de vacaciones de verano. Independientemente del cambio climático, el turismo es propenso a una gran variabilidad y cambios, que dependen de las condiciones socioeconómicas, los cambios en la estructura de edad, los cambios en el estilo de vida y el miedo a las guerras y el terror. En relación con estos factores, los impactos del cambio climático en el turismo han sido hasta ahora raramente considerados (excepto para el turismo de invierno). En consecuencia, se han debatido pocas medidas de adaptación 


Las 10 mejores playas de Alemania ¿Qué playa de Alemania prefieres?

 Si te decimos “playas de arena blanca con cálidas aguas color turquesa”, seguro que Alemania no es el primer país que te viene a la mente. ...